Información‎ > ‎

El acompañamiento a familias y personas con cáncer


El diagnóstico y tratamiento del cáncer implican procesos psicológicos  tanto para quien lo vive como para su familia y cuidadores.
Para quienes intengran la familia de la persona con  cáncer y de una u otra manera se ocupan de su cuidado, la experiencia de solidarizarse con el dolor de otra persona y hacer todo el aporte posible para aminorarlo puede ser de gran enriquecimiento existencial. Valorar esta experiencia también es aceptar sus aspectos difíciles y buscar la ayuda necesaria para brindar este apoyo de la mejor manera posible.
Cuidar a una persona con una enfermedad  tiene un impacto en la salud y en la economía familiar. La intervención psicológica puede ser útil para quienes cuidan, colaborando con desarrollar habilidades de cuidado de manera saludable y estrategias de implicación de otras personas, ejerciendo de esta forma un cuidado compartido. De igual manera, buscar apoyo psicológico da la oportunidad de recibir escucha y apoyo emocional, así como de aprender a fortalecer el manejo emocional que puede ser necesario en estos casos.
Para quien recibe el diagnóstico de cáncer, éste tiene un impacto en todas las áreas de la vida personal. Y en este sentido es útil recordar que si bien hay cosas que no podemos cambiar sí es posible cambiar nuestra manera de enfrentarlas, entenderlas o interpretarlas. Habrá respuestas más útiles en función de vivir de la mejor manera posible el proceso de la enfermedad y –de ser el caso– de la muerte, así como respuestas que compliquen aun más cada día de la vida tanto de quien recibe el diagnóstico como de quienes le rodean. La intervención psicológica prentende brindar apoyo y soporte emocional a la persona con cáncer, ayudarla a repensar la vida y la muerte así como el posible impacto de ésta sobre quienes se quiere. 
Para todos los implicados, el apoyo psicológico apunta a tomar conciencia de la ruptura del “equilibrio” en que se pretendemos vivir, teniendo en cuenta que la vida tiene más de azar que de orden y que aun en el “desequilibrio” es posible encontrar un sentido de continuidad donde podamos reconocernos y apreciar cada minuto de vida.

En los casos de las personas que se encuentran en hospitalización a domicilio, la consulta psicológica puede realizarse en el mismo, siempre que sean dentro de París y comunas limítrofes. 

Comments